...

...

viernes, 14 de agosto de 2015

El clamor de un ángel caído.

Era mas del medio día. volvíamos a la seguridad de un prado. puedes ver todo lo que se acerca desde ahí. necesitarías un método de invisibilidad para no ver que se acercan a ti. Arly estaba decidida a partir sola y dejarme otra vez con koichi. Clarese llevaba mucho sin siquiera dar una señal con este peligro inminente encima de nosotros. ya comenzaba  soplar un viento mas frio y con el las noticias no mejorarían, es un presagio que conocemos muy bien yo, Arly y Clarese.
- tranquila Arly, Clarese tiene mas o menos la misma experiencia que tu. la encontraremos o ella nos encontrara a nosotros. e
- es tan probable como que surja el desastre koichi. 
- como lo saben...
- el tiempo advierte muchas cosas.
- por eso las veo algo inquietas.
- iré a por ella. no me esperen. ( su vos mostraba lo decidida que estaba, pero su mirada no hacia juego con sus palabras. sospechaba lo peor. yo también. no toleraba mucho a Clarese por ser la bruja de las reglas, sin embargo eso no quita que aun no aparezca. )
- espera no iras ( koichi la tomo del brazo como si le estuviera exigiendo que no fuera.)
- sabes tan bien como yo que si va mas de uno es mucho mas susceptibles a ser vistos. ( se soltó de koichi enojada)
- puede que no sea la mejor opción ir ahora. conociendo a Liri ella no dejara la pantalla sola. desde pequeña nos ayudo siendo centinela. como ya pasamos volando por ahí, debemos tomar otra ruta. 
- Faith tu no iras. 
- no me dejaras cuidando la casa verdad. 
- si quieres ir. iremos los 3. podemos rodear el monte, puede que Clarese también hubiese sabido que pasar en frente de Plass no era buena idea.
- tienes razón. ella no me dejaría al descubierto. ni si quiera a ustedes. 
me tomaron otra vez de las manos. no había tiempo de un bocado, aunque varias veces escuche rugir el estomago de koichi. disfrutaba estar en el aire. quería aprender lo mas pronto posible. acercándonos a la montaña pude ver la sombra de  Jayeon. se supone es el espíritu de la montaña. no deseaba verle, en ningún caso volver a este lugar. las marcas de explosiones me recuerdan ese día. desvié la mirada de Jayeon ignorándolo completamente. 
aterrizando me dijo Arly me dijo.
- no te alejes mucho de papi o de mi. aquí no te puedo rastrear, aunque vea las huellas no sabré si son las tuyas. 
- escuchaste a mama hija. 
- no se aprovechen de la situación. 
- ves ese brillo rosa entre el pasto. ni siquiera intentes en pasar por ahí, te harás mas que daño. 
- no puedes decirme lo que tengo que hacer. 
- claro que si. somos tus padres. 
no se porque volvió a sonreír en ese momento. recorrimos la montaña inspeccionado cada centímetro. me encontré con barios objetos extraños, también con lo que le hise daño a Luu. la escena volvía a aparecer frente a mis ojos. en eso desapareció koichi y salió de la sombra Jayeon. 
- has vuelto a aquí. pensé que después de como te vi ese día no pondrías un pie aquí. 
- te equivocas. yo volvería si fuera necesario. 
- lo sospechaba. la verdad no me importa mucho, yo tampoco debería estar aquí. 
- por.. qué ... ?
-  trate de avisarte que esto era una trampa. sin embargo no me observaste. 
- a que te refieres. 
- no notaste el brillo rosa de esta montaña? esta cubierta de minerales que a tu especie la fortalecen pero a la vez los vuelva tan vulnerables que los pueden matar en cosa de minutos. 
- así que eso hacen. 
- no es del todo correcto como veras mas adelante. por cierto. ayer muchos visitaron esta montaña. 
- te refieres a Plass?
- no, mas bien eran alados
- entonces no serán un problema. 
- lo veras por ti misma. 
el desapareció en una sombra como lo hiso antes. la verdad es que me tiene preocupado la forma en la que dijo esas cosas. debo avisarle a koichi y Arly. para la poca suerte que tenia ese día, yo conocía un poco el lugar y quien supone ser mi padre se alejo de mi demasiado. no lo encuentro. llego a las ruinas del orfanato por error. ahí estaba Arly parada como mirando al cielo abrazando lo que a simple vista no distinguí bien. mientras mas me acercaba me di cuenta de que era un muñeco y estaba amarrada a el. sin hacer ruido me acerque a ella y rompí sus cuerdas con un espejo roto. ella llevaba puesto un collar que brillaba en tonos rosa. sentí un escalofrío con solo verlo. era como si me trasmitiese sentir. se ajustaba en algo a lo que dijo Jayeon. me arme de valor para tomarlo sacárselo. 
apenas hago contacto con ese objeto veo una secuencia de imágenes y las siento tan real. en esas imágenes estaba la figura de un ángel siendo sentenciada a muerte, es muy similar a Arly, el arma que iban a utilizar era una lanza con la misma piedra roza en toda la cabeza. cuando se la clavaron sentí su mismo dolor en la misma zona. en reflejo solté el collar y volví a la realidad. Arly estaba sufriendo, se quejaba de dolor pero ni señas de gritar o intentarlo. 
una vez mas tome el collar y antes de que presenciara otro evento de dolor en su vida le quite el collar. pero no pude quitarlo de mis manos. me atrapo a mi. 
cuando desperté, estaba lejos del orfanato. koichi parecía que había peleado recientemente y Arly me preguntaba continuamente si me sentía bien abrazándome fuerte. koichi me veía con lastima y preocupación a la par que me decía.
- no es seguro aquí. debemos perderlos.
koichi hiso todo en cuanto pudo protegernos. Arly tomo su espada  provocando una tormenta y así perderlas en las nubes. esos ángeles no los había visto mas que cuando tome el collar que tenia Arly.